La familia

Está toda la familia aquí y eso me alegra muchísimo. Hasta el tío Pedro al que salvé aquella vez en el río ¡Qué bien! Si no estuviesen tan tristes sería un momento perfecto. Tengo mucho sueño, pero voy a tratar de acercarme a Martita, la más peque. Mauro, el papa, me toca la cabeza, creo que quiere que no me mueva. Pues no me muevo.

Mario no ha parado de llorar desde que lo tiré de la bicicleta. Espero que no se haya hecho mucho daño, pero es que si no, lo hubiese aplastado aquel coche.

¡Espera, ese olor es inconfundible! ¡Es Marcos, mi médico! Vaya, trae una de esas para pinchar. No me gusta demasiado cuando hace eso, pero siempre se ha portado muy bien y suele darme una chuche después.


¡Qué maravilla, todos me están abrazando, ya casi no noto el dolor! Creo que ya puedo dormirme…

Comentarios

Entradas populares