El fracasado

-Es que no entiendo que alguien pueda vivir de esa manera, bueno, vivir, ¡ja! a eso no se le puede llamar vivir. Sobrevivir. Y yo no digo que no haya que ayudarles, claro, pero no hace falta que den pena joder, que pidan lo que sea, pero con discreción y por los cauces correctos. Será por ong´s y luego está Caritas y los comedores de los ayuntamientos... ¡Al final viven mejor que yo! Aquí el menda se levanta todos los días a las seis de la mañana para ir a currar. A mí no me han regalado nada. Después del ERE me tuve que reciclar y ¡coño, hay que moverse! Yo hablé con el cuñado y aquí estoy ¿pero ese?, ese está en mi calle dando pena. Seguro que después se va a un puto hotel o a su casa o al bar a bebérselo. Porque muchos de estos tienen casa y todo, pero luego van pidiendo por ahí para no trabajar, ¡sí, sí, para no trabajar!, porque trabajo hay, lo que pasa que hay que deslomarse, tragar con lo que toque. Este se vino a mi país pensando que iba a ser todo jauja, todo gratis y se ha llevado una ostia. Es que claro no dan palo al agua y luego quieren sanidad y toda la pesca. Y también se quejan porque no tienen papeles ¡pues curras por un plato de comida! Gánate los papeles. Que conste que yo no digo que eso este bien o sea lo mejor, aunque cuando yo empecé a currar a mí no me pagaban, pero aprendes un oficio y te buscas la vida y joder, pide si quieres, pero ten dignidad y no me
molestes, no me asaltes ¿no? ¿Tú que piensas Jasmine?

-Pienso que ya se ha pasado la hora y si quieres seguir hablando tienes que pagar otra vez, cariño

-Pues te pago que aún no quiero volver a casa

-¿Quieres que te haga algo hoy, papi?


-No, solamente quiero hablar. ¿Sabes Jasmine?, estoy muy solo.

Comentarios

Entradas populares