domingo, 2 de febrero de 2014

Diez cosas que todavía me hacen gracia... o no

1. El chiste del Capitán Tomate.
Modo de empleo: "¿Qué es un tomate con capa y antifaz? El Capitán Tomate. ¿Y un plátano con capa y antifaz? Un plátano disfrazado de Capitán Tomate."

 Nota explicativa: La gracia reside en la sorpresa, en lo inesperado. Corto pero eficaz, como mi actitud en el sexo.

2. Mi moto alpina derrapante.
Modo de empleo: Sustituyamos las vocales por la -a-, quedaría algo así: "Ma mata alpana darrapanta". Sin perder la concentración, ahora sutituyamos las vocales por la -e-...

Nota explicativa: Un final inesperado se suma a la cara de vergüenza ajena del que se escucha pronunciando semejante estupidez. Soez e infantil, como mi reacción ante las críticas.

3. SOGTULAPDT.
Modo de empleo: Se le pide a un incauto/a que vaya leyendo letra por letra. Acto seguido se cronometra a ver cuánto tarda el/la susodicho/a en percatarse de tan hilarante ocurrencia.

Nota: Sí, admito mi conflicto con el humor inteligente pero, por favor, probad a hacérselo a vuestro/a profesor/a, el/la que menos sentido del humor tenga.

4. La palabra alcachofa.
Para mi es una palabra que me evoca algo cayéndose, impactando contra el suelo y desparramándose a continuación.

Nota: ¿Poesía?¿locura transitoria?¿necesito hacérmelo mirar?

5. Cuando la Real Academia de la Lengua corta por lo sano.
Se acabaron las discusiones en el bar. Ha llegado la RAE y ha dicho que almóndiga y albóndiga se refieren a lo mismo. Murciélago y murciégalo son el mismo bicho y algunas más. Bien, en el fondo me da igual aunque me temo que la próxima vez que un niño diga "pograma" o "fustrante" y a algún adulto despistado se le ocurra corregirlo habrá que decirle que, tal vez, esté evitando la evolución de todo un idioma. Tendrá pues el incauto que "descambiar" su conocimiento de la lengua y permanecer alerta para "olorosar" un posible cambio porque, la excepción, es una norma en potencia.

Nota: Sí, descambiar y olorosar están admitidos. Sobre que clase de cosas divierten a los miembros de la RAE podremos seguir debatiendo, ahí no ha habido cambios.

6. Que mi abuela me siga diciendo que antes comía más.
Todo es tan relativo. En el fondo mi abuela tiene razón. El término "antes" abarca todo el tiempo desde mi nacimiento hasta hoy. Bastaría entonces, para dar por buena su afirmación, tomar como punto de referencia aquella vez que me empaché en una cena de familia para asegurar que: tomar dos platos de sopa, una lasaña vegetal y dos trozos de tarta con café para regar el bolo es comer poco.

Nota: Envalentonado como estoy gracias a los colegas de la RAE, aprovecho para asegurar que, si a la hora de "descomer" uno tarda menos de tres horas en salir del baño, hay un miembro de mi familia que me pregunta si me falta fibra.

7. Que mi padre me llame al telefono fijo y me pregunte si estoy en casa.
Este hecho se ha dado las suficientes veces como para que se me ocurran unas cuantas respuestas graciosas. No las voy a contar.

Nota: Querido hijo: Con esto te ofrezco un ejemplo muy constructivo sobre el trato que un padre espera de su hijo al que con tanto mimo, paciencia, televisión y palomitas ha criado.

8. Las conversaciones de ascensor.
En estas he advertido cierto cambio a pesar de que el parlamentar sobre las incidencias meteorológicas sigue siendo un recurso excelente. De cualquier manera continuan siendo conversaciones muy rápidas con respuestas simples. En mi caso el ascensor tardaba diecisiete segundos en llegar a mi destino. De esta manera las preguntas o afirmaciones eran aproximadamente como los ejemplos que pondré a continuación:
a."¿Que frío/calor/bochorno/humedad hace hoy verdad?"
b."¿Qué tal tu madre/padre/abuela/abuelo...?"
c."¿Vas a salir?(mientras el ascensor llegaba al bajo)" "¿Vas para casa?(tu vecino de enfrente el cual comparte pared con tu habitación en un intento de anticiparse a los decibelios del aparato de música mientras el ascensor sube al piso que vais los dos)"
d."¿A que piso vas?(el mismo vecino con la esperanza que un cambio en el espacio-tiempo, como si de una distopía se tratase, te haya teletransportado a otra dimensión o, en su defecto, a varios pisos por encima o por debajo)"

Nota: Esta vez sí que me permito algunas posibles respuestas.
a. Yo, desde aquella noche que me mordió aquel vampiro, ya no noto nada. (Podemos cambiar el término vampiro por el de yonki y ver que pasa)
b. Bien, de momento nadie ha pedido una orden de alejamiento para nadie.
c.(Para la primera) No, simplemente me gusta sentarme en la entrada y ver pasar otras vidas desperdiciadas delante de mis ojos. (Para la segunda) Sí, lo siento. De verdad.
d. ¡Que demonios, pulsa todos los botones y que lo decida esta moneda!
 
9. El nombre de la fobia a las palabras largas.
Hipopotomonstrosesquipedaliofobia. El que la acuñó hizo a la vez un trabalenguas, un chiste y un problema. El que tenga fobia deberá conformarse con una explicación más larga para hacerse entender por sus semejantes aunque, en este caso, es más corta "Padezco fobia a las palabras largas" 30 letras. El nombre en cuestión 33.

Nota: Si la explicamos por palabras que la forman decimos que: "Hipopoto=grande", "monstro=monstruoso" y "sesquipeladia" forma mutilada del latin "sesquipedalian= palabra grande" y fobia que se traduce por miedo. Aporte cultural e ironía ¡me voy a salir de la pelleja del gusto!


10. Terminar las frases con ...o no.
Bueno con esto doy por finalizado la disertación sobre mi propia estupidez... o no


viernes, 20 de septiembre de 2013

Ya casi estoy de vuelta...

Retomando contacto en 3...2...1

¡Hola pacientes gatos!

Os obsequio con esta linda flor...
¡para que la destrocéis con vuestras garras afiladas!
o no.
He vuelto para confirmar que mi momento de escribir se da en unas horas poco propensas al desarrollo de cuestiones de actualidad y las que no lo son tanto. Estoy inmerso en un proceso de revisión personal de prioridades, o lo que es lo mismo, con la llegada a mi vida de varios seres humanos pequeñitos, la adopción de cuatro gatos (en claro homenaje a mis lectores) y una perrita, no tengo suficiente tiempo para dedicárselo a los blogs. Nótese la intensa actividad previa, las cual, de forma frenética, se deja ver cada dos o tres meses. Pues bien, ahora que mis horas se van en ejercer de adulto responsable y en otras actividades que me reportan una gran satisfacción, como por ejemplo estudiar por enésima vez, se me ha ocurrido replantear todo lo que tiene que ver con los blogs de los que soy autor.
 
Caballo de Coia surgió a raíz de una necesidad de queja. Esa queja recurrente en la que sinceramente no esperamos respuesta, la que cuando alguien la secunda nos sorprende y desorienta. El mismo tipo de queja que si, llegado el caso, no solamente es secundada sino que, además moviliza a quien va dirigida, nos provoca una sensación de vértigo y nos activa todas las alarmas. Con el resultado que algunas quejas convertidas en petición formal parlamentaria han cosechado, no es para menos.
Entonces, este blog, no tenía ninguna pretensión más allá del puro, sano pero poco producente desahogo. En cuanto a la ausencia de pretensiones, las metas han sido alcanzadas. Ausencia de respuestas. Bien.
Por otra parte el desahogo no ha sido para tanto. Si bien cuando pulsaba el botón publicar una sonrisita demente se apoderaba de mi rostro, a los pocos segundos suspiraba y a otra cosa.
He llegado a la conclusión de que voy a utilizar el blog no solamente para hablar de lo que me molesta, también hablaré de lo que me agrada y de lo que me la refanfinfla, llegando a poder redireccionar, en cualquier conversación de cafetería, a los contertulios: "Si desea saber mi opinión, visite mi blog". Estoy decidido a crear un cisma irreparable entre la cordura y su puta madre.

Bueno. En serio. Mi intención no es otra que la de intentar y conseguir que los cuatro gatos se pasen por aquí y tengan que leer, que les haga sonreir un poquito (o ronronear) y a lo mejor reflexionar conmigo otro añito más.

Capítulo a parte es 80 años más tarde... (he escrito capítulo aparte ¡estoy desatado!) Este blog tiene un proyecto digamos más serio, en el que estoy trabajando con el Sr Ogred (no directamente en el blog pero ya lo ireis viendo) el cual pretende otorgar una vía de escape a todas mis cuitas sobre derechos de autor que tantas alegrías nos han traído en los últimos años. (Si no os lo creéis preguntadle a mis familiares y amigos que pacientemente han "disfrutado" de mis amplias disertaciones sobre el tema.)
Pretendo además, transformarlo poco a poco en una mini enciclopedia sobre el asunto.

En resumen:
Empiezo este nuevo curso con el propósito y todas las palabras sinónimas de propósito, cuando no un nuevo aire a mi faceta de bloguero, darle al menos aire.

Gracias por leer el tostón de turno. Se os quiere.

jueves, 11 de julio de 2013

¿y la Sgae? bueno....

Hoy al levantarme, tras lavarme la cara, me acordé de Ted. A veces me levanto con horribles melodías en mi cabeza o con preguntas que versan sobre temas absurdos y hoy me vino a la cabeza él, aquel al que le crecieron enanos y pendejos electrónicos a partes iguales.Lo dejé pasar y seguí con mis quehaceres.
Ahora, cuando recopilaba informacíón para un trabajo propio del escritor amante del arte, ya me entendeis, me encontré con esta noticia. La Familia había quedado huérfana tras la Operación Saga y ahora se acerca a la escisión. 
En una futura oportunidad ahondaré un poco más en la noticia, ahora voy a acostarme con la esperanza de que mañana, me despierte tarareando alguna canción de Los Canarios.

Actualizo 19/07/2013
Las noticias se suceden aunque no en primera plana de hecho, existen temas en la actualidad más importantes, pero ya sabéis que todo depende de los ojos que miran, en concreto mis ojos miran una sucesión de letras que le resultan interesantes. Os regalo otro enlace, hoy estamos que lo tiramos, del manifiesto de ese grupo de autores que parecen haber caído de la burra, que hasta ayer era muy rentable, comía más de lo que cagaba y ahora parece que solamente está para soltar mierda ¿metáfora fallida?, pues no digo yo que no.
Bueno pues al parecer este sería el último caso de los muchos que vienen sucediendo en esta sociedad de gestión, como por ejemplo, la creación de Plataforma Asamblea: Salvemos la Sgae o lo que supimos en junio de este año con las practicas que, si bien legales, son un tanto más oscuras y ciertamente enrevesadas que las conocidas por el común de los mortales, entre ellos el que esto escribe. Un buen resumen sobre estas prácticas lo he encontrado aquí... es como magia ¿verdad?.
Comprobareis, oh magníficos cuatro gatos con capacidad de comprensión lectora en humano, que sigo soltando datos aderezados con paja por el medio, pero tenéis que disculparme que uno tiene las entendederas que tiene y con ellas se va apañando. Prometo una explicación más profunda sobre el asunto, aunque es probable que actualice este post un par de veces más.
Por cierto, que se me olvidaba, en esta telenovela, uno de los actores secundarios se ha largado (Reixa) y ha saltado esta noticia... 

domingo, 6 de enero de 2013

Nace un nuevo Blog

Este es su enlace. Espero que os guste. Pero no sufrais, que no lo haceis, porque Caballo de Coia seguirá aportando esas perlas de sabiduría a las que os tiene acostumbrados, con su habitual periocidad y rigor.
O sea que echad un vistazo cada trimestre y tal vez, sólo tal vez, habré escrito algo.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Ramoncín, again.

Esta es la noticia. Que decir. Presunción de inocencia para ti. Pero no es de extrañar que más de uno esboce una sonrisa maliciosa al escuchar esta nueva. Sembrando vientos fuiste de los mejores, azote de piratas que durante mucho tiempo defendía a capa y espada el reparto justo de las cosas. Hablabas de la dignidad del autor, de como agentes del mal, sin rostro, usurpaban sin remordimientos el producto del trabajo de tantos y tantos artistas obligados entonces a mendigar, en Miami,(esto es demagogia, ya sabes). Bueno Ramoncín, pues eso que te llevas.